Armonía Moderna

Origen y armonía del Flamenco

Se dice que el flamenco es una música de origen modal que con el tiempo ha sido tonalizada, de forma que la cadencia andaluza resuelve sobre la tónica de flamenco; que de forma relativa se corresponde con el tercer grado de la tonalidad mayor, o el quinto de la tonalidad menor.

En contra de esto, si el origen del flamenco está en la candencia andaluza, ya de por sí será una música tonal, ya que la cadencia andaluza también se basa en la resolución de dominante. A diferencia de la música clásica, el flamenco usa un dominante substituto a medio tono, en lugar del dominante secundario o principal a una quinta.

Desde este punto de vista, el único grado de la escala mayor que posee dominante secundario y substituto con fundamental diatónica, es el IIIm, acorde con función de tónica llamado "segundo menor relativo".

Si el acorde I es el centro de la tonalidad mayor, y su relativo menor Im (VIm) es el de la tonalidad menor, se hace lógico pensar que la cadencia andaluza es la expresión del movimiento tonal sobre el segundo menor relativo, descubierta por el oído a través del Flamenco, que realmente toma el resto de grados (bIII) de la escala Frigia y no (IIIº) de la escala Hijaz (Mixolidia b9 b13).

La función de dominante, como en las tonalidades mayor y menor, queda cubierta con la triada mayor de la quinta (V), o la de la segunda bemol (subV). La naturaleza del tritono tanto del dominante principal como del secundario provienen de la escala Shahnaz.

Solamente queda apuntar que, como la escala Frigia en sí no posee tensiones, sino notas a evitar, al subir la tercera medio tono, todas las notas a evitar se transforman en tensiones, reforzando la cualidad de centro tonal. Si la excusa para alterar la escala menor natural era dotarla de dominante, aquí es la contraria, reforzar la tónica sin perder el carácter y colores del grado.

Pero es muy importante recordar, que aunque surja un acorde de séptima, este posee función de tónica, y de ahí la necesidad de centrar la tonalidad flamenca en él como el I flamenco. Además su voicing apropiado no es I7b9 como cualquier Mixolidio b9 b13, sino la triada mayor más la b2 añadida Iaddb2 o incluso Isusb2add4, aunque la séptima no deja de ser una tensión disponible.

Otro motivo que crea la necesidad de la formalización de la tonalidad flamenca desde su centro tonal es el especificar correctamente la cadencia andaluza y su armonía para distinguirla de sus tonalidades relativas evitando la interpretación incorrecta del las funciones, escalas y modulaciones momentáneas.

Como conclusión se podría extraer que, melódicamente el Flamenco proviene de la escala Hijaz, y armónicamente del modo Frigio como (IIIm del mayor); por una parte un carácter modal y otro tonal. En resumen, sucede como en el Blues, una armonía tonal con los tres grados mayores básicos en contra de una escala pentatónica menor, procedente de un canto modal como los Hollers. Al igual que los Holler Blues, el Flamenco esta cargado de cromatismo en la armonía del toque y microtonalismo en el cante.

La característica principal que diferencia al Flamenco del resto de músicas, es que en la naturaleza de su tónica existe una gran tensión, y esto es aprovechado y llevado al extremo mediante voicings que incorporan tensiones y clusters en la parte más grave del acorde. Otra importante característica es su riqueza y variedad de ritmos y compáses.

Enlaza este contenido: Origen y armonía del Flamenco

Comentarios: